Viola Peters era una solterona de buena familia que vivía sola en el pequeño pueblo de McCaysville, Georgia. Querida y recordada en la comunidad por su caridad y contribuciones a la iglesia Bautista, el comedor para pobres y el orfanato local, especialmente durante la gran depresión, cuando estas instituciones subsistieron gracias a esta clase de apoyo.

En Julio de 1935, Viola fue brutalmente violada y asesinada por un ladrón llamado Tom Cullin, que había estado trabajando brevemente en una refinería de cobre. Cullin procedió a quedarse en la casa de Viola, con el cadáver, por diecisiete días adicionales, antes de ser descubierto y atrapado. Una turba iracunda entró en la prisión de la comisaría y sacó a Cullin para lincharlo en el viejo puente sobre el río Toccoa.

Esta foto fue tomada por Garret Killian, un testigo del linchamiento y causó gran revuelo al momento de ser publicada algunos días después, en el Atlanta Constitution. Para muchos, esto sugería que el espíritu de Viola había adquirido alguna clase de paz al atender a la ejecución de su asesino, otros, con una mentalidad más retorcida, vieron en ese semblante desamparado un anhelo por echar un último vistazo a su único y último amante.

viola_peters

Anuncios

2 comentarios en “El espectro de Viola Peters

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s