capturado

He vivido aquí desde hace unos cinco años, los últimos dos han sido raros. Comenzó en Octubre de 2004. Había estado escuchando a alguien caminar cerca de la casa, demasiado cerca, pero no le había querido dar importancia. Michael, mi hijo de dieciseis años era el único que dormía en la planta baja, mientras que su hermanito y yo dormíamos en los cuartos de arriba. De pronto comenzó a hacerse costumbre despertar y encontrar a Michael tirado en el suelo de mi cuarto, dormido. Los ruidos lo asustaban, creía ver cosas a la mitad de la noche y un día la televisión se le apagó sola de un chispazo, haciendo volar el contacto por los aires; todas cosas que podía achacar a su imaginación, tal vez a la instalación eléctrica.

Jonathan, el roomie que ocupa el cuarto del fondo comenzó a escuchar esos ruidos también, de noche, mientras veíamos televisión o cenábamos, comenzó a preguntarme de vez en cuando si podía escuchar lo que él estaba oyendo. De comienzo no le di importancia, pero pronto, aunado a los problemas de mi propio hijo, las cosas comenzaron a inquietarme cada vez más; esto comenzó a empeorar hace unos cuatros meses.

Hace dos semanas estabamos ya todos acostados, me doy la vuelta para acomodarme en mi cama y logro ver una sombra que atraviesa mi ventana en dirección del cuarto de mi hija. Un minuto después Jonathan está gritándome desde su cuarto, ha visto algo también. Ahí quedó, nada le pasó a mi hija, nadie vio nada más. Luego, hace un par de días (esto lo vemos mis hijos y yo), Jona está sentado en la sala, dibujando en un cuaderno y de un momento a otro se lastima con la pluma; dañándose el ojo irremediablemente. Aún se encuentra internado.

Dos semanas después, Michael mi hijo sube gritando desde su baño, en toalla, diciendo que ha vito una cosa envuelta en una sabana, con la cara ensangrentada; no para de temblar y no logro calmarlo por ningún motivo, tal vez demasiado nerviosa por lo que le acaba de pasar a Jonah, llamo a la ambulancia y se llevan a mi hijo, “sólo para darle un sedante y dejar que se calme”, me dicen. Dos horas después se cuelga con una sabana, en el baño del pabellón de urgencias.

No tengo palabras, siento que me estoy volviendo loca. Michael me dejó un recado. Dice:

revisar_camara

Mamá revisa la cámara.

Anuncios

es un tipo algo aburrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: