Después de una borrachera épica, despiertas para descubrir que la noche anterior, por algún motivo, te tatuaste una carita feliz en uno de los pies. Ni hablar, una lección para no volver a beber tanto. Al siguiente día, la carita feliz está en tu rodilla. En el siguiente, está sobre el muslo, y los trazos han comenzado a acumularse hasta darle rasgos al rostro. Te preguntas cómo te verán mañana, ahora que es del tamaño de tu propia cara y se encuentra sobre tu cuello.

Anuncios

3 comentarios en “Tatuaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s