Durante la guerra, un soldado escribió a su madre cada semana para decirle que estaba bien. En una semana, la madre no recibió nada y comenzó a preocuparse. Dos semanas después, el ejército le notificó  que su hijo había sido capturado en territorio enemigo y era mantenido como prisionero de guerra; le aseguraron que no había motivos para creer que los prisioneros estaban siendo mal tratados.

Varias semanas después, la señora finalmente recibió otra carta de su hijo, decía:

Querida madre:

Trata de no preocuparte por mí, nos están tratando bien y nos liberarán tan pronto como la guerra termine. Dale a Teddy la estampilla de correo para su colección.

Te ama,

Joe.

La mujer se alegró de haber leído la letra de su hijo, pero estaba algo confundida por el final de la carta; no tenía idea de a quién pudiera referirse Joe; aún así decidió pasar la plancha sobre la estampilla para removerla. Cuando la tuvo entre sus manos, descubrió que por el anverso alguien había escrito: me cortaron las piernas.

Anuncios

2 comentarios en “estampilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s