Un hombre estaba tan emocionado por su ascenso que detuvo su carro delante de la puerta de su casa, pasando por encima de un enorme montículo de hojas secas y ramas que seguro su jardinero había olvidado levantar. Le dio las buenas noticias a su esposa y después de que esta le felicitara, preguntó por su hijo. Estaba jugando afuera, en una fortaleza hecha de ramas y hojas secas.

Anuncios

2 comentarios en “escondite

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s